29 abr. 2015

SERVICIOS SOCIALES ZARAGOZA 2.0: LO QUE EL CONSEJERO SE 'OLVIDA' DE DECIR


En vísperas del comienzo de la campaña electoral el Teniente de Alcalde de Acción Social del Ayuntamiento de Zaragoza Roberto Fernández publicó hace unos días en la prensa un especial titulado “Zaragoza Protege”. Desde la Plataforma de Profesionales de Servicios Sociales queremos expresar nuestro profundo rechazo a esta propaganda para su partido. Si existiera transparencia en nuestro consistorio, podríamos conocer si ha sido sufragada por él, por su partido o con dinero público.      
      
En cuanto al contenido de las ocho hojas del cuadernillo, relato triunfalista de acciones y logros, queremos recordarle algunas cosas que olvidó señalar y  que constituyen la
otra cara de la moneda de una realidad en la acción social que no es precisamente de color de rosa.      

  • Se olvida nuestro concejal que el presupuesto de su área ha sido a todas luces insuficiente para paliar los efectos de la crisis. Que al igual que ha hecho la DGA, el Ayuntamiento también ha recortado durante varios años tanto los conceptos y la cuantía, como el número de ayudas de urgencia que se pueden tramitar a cada familia. Se devaluó este derecho mediante una orden interna que restringía una ley de rango superior.
  • Ahora llegan las elecciones y un nuevo reglamento ha entrado en vigor y se pretende reducir los tiempos de tramitación de las ayudas, pero no dice que en algunos centros el tiempo de espera para ser atendido supera los dos meses porque no hay suficiente personal. Además existe una desigual distribución de los efectivos y sucede que en un barrio un ciudadano puede ser atendido en unos días y en otros se pueden pasar dos meses para ser citado y otro más en la tramitación.
  • En el artículo se publicitan la creación de nuevos programas, cuando todos ellos ya se vienen llevando cabo desde hace años. El único “novedoso”, Zaragoza Redistribuye ha sido criticado tanto por los profesionales como por todas las entidades sociales por constituir una vuelta a tiempos de la beneficencia. Las presiones han logrado que se retire.
  • No recuerda Roberto Fernández que desde el inicio de la crisis en 2008 el número de ciudadanos que acuden a los Servicios Sociales ha aumentado un 77,64% no habiéndose aumentado la dotación de personal en la misma proporción y sometiendo a los trabajadores a una sobrecarga de trabajo muy difícil de asumir. Este aumento de la demanda en ningún caso se palió con el Plan de choque que se inventaron y que ha llevado a los CMSS a un caos organizativo
  • En un intento de parchear la situación se suprime la figura de jefatura de sección y se crean 15 de nuevas jefaturas (las directoras de centro), mediante el ascenso del personal del propio servicio que ha supuesto en la práctica, más carga para los profesionales de atención directa.
  • Tampoco cuenta el Sr Fernández que la lista de espera del Servicio de Ayuda a domicilio es tanta como los casos atendidos a día de hoy superando los 5.000 ancianos que esperan ser atendidos.
  • En cuanto a los Servicios Sociales Especializados que se nombran en el “especial informativo” hay que decir que la tónica general durante estos años ha sido el desmantelamiento y vaciado de los servicios. En el Programa de Acogida de Inmigrantes de la Casa de las Culturas se ha reducido de manera considerable el personal, que ha sido destinado a cubrir las carencias estructurales en los Centros Municipales de Servicios Sociales. En el caso de la residencia de la Casa de Amparo, se ha privatizado la atención en la 3o Planta precarizando el empleo y la atención a los ancianos. Es especialmente sangrante el caso de la Casa de la Mujer, un servicio especialmente sensible y donde el servicio de atención a las mujeres maltratadas lo lleva una contrata y se ha producido una drástica reducción de la oferta de cursos formativos para mujeres en un momento con especiales necesidades de formación e inserción laboral dado el alto número de desempleadas.
  • Pero una de las cosas para los profesionales más importante es el abandono de la intervención reduciéndola a pura gestión y tramitación de recursos, creando cronicidad, evitando la promoción y capacitación de los más desfavorecidos que les permita ser autosuficientes.


Se ve muy satisfecho el Sr concejal en la foto con las entidades sociales con las que dice colaborar, pero no cuida de la misma forma a los de dentro. No está precisamente contento con su gestión el personal a su cargo que convocados por todas las secciones sindicales del Ayuntamiento reivindican desde hace demasiado tiempo un cambio en profundidad en la acción social. Necesitamos menos preocupación por la imagen y más atención a los ciudadanos para poner a los Servicios Sociales en ese 2.0 de un futuro posible y necesario. 

Para descargar el comunicado